Buscar

¿Por qué procrastinas? Aprende a alcanzar tus metas

Actualizado: 25 de ene de 2018


¿Por qué seguimos procrastinando nuestras metas?


Ahora que estamos empezando este 2018 es muy común que muchos de nosotros (yo tampoco me salvo de esta ecuación) hagamos una evaluación de las cosas que queremos lograr este año y así dar con los famosos propósitos de año nuevo. ¡Así es! para muchos el nuevo año (sea cual sea ese año) es el año definitivo para lograr todo aquello que en ciertos casos llevamos años atrasando, procrastinando o dando largas y es que es como dicen algunas personas tenemos 365 nuevas oportunidades para poder lograr todo aquello que hemos querido, pensado e imaginado.


Particularmente yo creo que si lo puedes imaginar lo puedes lograr, entonces ¿si en tu mente te has imaginado varias veces logrando tus metas ¿por qué es que no las has podido hacer? Estoy seguro que muchos se van a sentir identificados con lo siguiente:

Al iniciar el año vemos la oportunidad perfecta para empezar de cero y así poder empezar con toda la pata todo aquello que muchas veces hemos querido (llamase) bajar de peso, ahorrar dinero, tener una vida más sana, dejar de fumar, dejar de tomar, terminar la U, en fin, lo que sea esto varia de persona en persona).


Usualmente empezamos a idear un plan o simplemente empezamos a hacer eso que tanto queremos con mucha motivación y con la mejor actitud que podamos tener pero usualmente estas tareas, actividades o metas son particularmente "complicadas" y empezamos a perder el interés en las mismas, las dejamos de lado, o no recordamos que para poder lograr lo que queremos hay que cumplir con una cuota de esfuerzo (ya sea dejar de comer eso que tanto nos gusta, no poder disponer de nuestro dinero como queremos, levantarse temprano para hacer ejercicio, etc.). Entonces paulatinamente empezamos a dejar de lado estas tareas y así empiezan a pasar los días y al principio no importa tanto porque todavía tenemos tiempo suficiente para aún lograr la meta a tiempo y así pasa hasta el mes de junio en donde sobrestimamos nuestra capacidad de lograr tareas ya que tenemos que hacer todo lo que no hemos hecho en la mitad del tiempo. Si ya de por si en este punto hemos procrastinado suficiente nuestro cerebro empieza a encontrar nuevas formas de procrastinar aún más, entonces llega el mes de octubre y el de noviembre y finalmente el de diciembre y no hemos podido lograr el objetivo deseado del todo o de la forma deseada.


Nuestra mente está hecha para protegernos en todo momento y curiosamente en el momento en el que nace una idea para hacer algo nace otra de igual magnitud, pero para realizar lo opuesto a la primera. ¿Un poco confuso y ambiguo no? Pues un tanto, lo que pasa es que nuestra mente siempre va a buscar acercarse al placer y alejarse del dolor, por ejemplo si queremos hacer ejercicio para tener más salud o vernos mejor (usualmente la razón estética es la de mayor peso) nuestra mente va querer alejarse de ese dolor que representa el esfuerzo físico y va a querer que descansemos, veamos tele, durmamos un rato o en cualquier otra tarea que nos sea placentera para no tener que experimentar ese dolor y así poder tener esa gratificación inmediata. ¿Entonces si esto es así que podemos hacer para que esto no nos suceda? Para esto hay varios métodos y técnicas que se pueden realizar para evitar la procrastinación y así poder lograr nuestras metas, a continuación unos cuantos pasos que podemos hacer para tener mejores chances y no morir en el intento:


1- Piensa en tu objetivo y una vez que lo tengas piensa cual es la razón REAL por la que lo quieres hacer. Muchas veces nos enfocamos de manera negativa en lo que queremos hacer por ejemplo no quiero fumar, ok fantástico, pero ¿cuál es la razón real que te motiva o mueve a que hagas y logres tu meta? Tal vez para este punto quieras tomarte un momento a solas, donde estés tranquilo y puedas sentir eso que te motiva, escuchar tu voz interna para que te indique la razón real detrás de dicha meta.


2- Una vez que sabemos lo que queremos y por qué lo queremos, debemos de analizar lo que se puede empezar a hacer y lo que tenemos que dejar de hacer. Si no hemos podido lograr nuestros objetivos hay una razón (o varias) detrás de ello y es por eso que tenemos que cambiar conductas y patrones haciendo cosas nuevas y eliminar las que definitivamente no nos van ayudar a logar nuestra meta.


3- Varios expertos están de acuerdo que segmentar nuestra meta en varios objetivos más pequeños hacen que podamos tener una mayor conciencia y visibilidad de nuestro progreso (mayor gratificación más rápidamente) y así no nos veremos frustrados por estar lejos de nuestra meta o no ver progreso en las etapas tempranas de nuestro plan de acción.


4- Definitivamente hacer cosas que no son divertidas es lo que nos lleva a procrastinar muchos de nuestros planes, así que tratemos de agarrarle el gusto a lo que hacemos o hagámoslo divertido, no es casualidad que cuando éramos niños la mayoría de nosotros (por no decir todos) éramos más activos porque era un juego y no algo que teníamos que hacer. Desafortunadamente en este paso no hay una fórmula mágica para hacer que algo que no nos guste tanto sea súper divertido así que tal vez quieras buscar a alguien que te acompañe en este plan para que así ambos se puedan motivar o haz tu plan/meta pública para que otras personas nos puedan ayudar cuando nos pongan en evidencia de que no estamos haciendo lo que dijimos que íbamos a hacer (lo que nos podría evitar vergüenza pública).


5- Y por último usa tu mente y que tu mente no te use a ti, enfócate en lo que realmente quieres y que esto sea tu motor, tu motivo para llegar a la meta. Imagínate una vez que hayas alcanzado tu objetivo como se siente, los beneficios que vas a obtener a mediano/largo plazo y que esta sensación sea tu motivación, tu norte para lograr eso que nos propusimos. Recuerda que todo lo que podamos ver en nuestra mente lo podemos realizar así que canalicemos nuestros pensamientos a nuestro favor de manera realista y positiva y no en contra de nuestra meta.

Podríamos mencionar más pasos (y sí que los hay) pero con estos que he mencionado podemos realizar eso que tanto hemos tratado, querido y no hemos podido, así que decídete, toma el primer paso y empieza a vivir esa vida que tanto quieres y mereces y si tienes problemas en poder realizar estos pasos por A o B motivo habla con tu programador neurolingüístico de confianza y así quitar ese bloqueo que no te permite realizar lo que quieres.

Pd: Nuestra primera cita es gratis ;)



Acerca del autor:

Esteban Guzmán

NLP Coach™

Master Practitioner of NLP™

Experto en Programación Neurolingüística,

Coaching Personal, de Equipos, Coaching Ejecutivo, Conferencista.

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

Costa Rica / 2101-0895 / info@becompany.net